ADRIANA ISABEL CORTÉS MORALES

Solo me quedan palabras de agradecimiento para mis colegas que día a día trabajan con esmero y dedicación sin importar las eventualidades diarias, miles de bendiciones son las que recibimos de nuestros pacientes. Dios los siga bendiciendo en su labor que se, no es nada fácil