Dairo Enrique Correa Londoño

Dios los bendiga y cada día en sus despertares estén guiados por nuestro amado padre. Gracias por todo lo que hacen por los pacientes y a los que ofrendaron sus vidas, Dios los tenga en su santa gloria.