Gladys Arbeláez A

infinitas gracias por utilizar sus dones y talentos, al servicio de la humanidad. Son los brazos y manos extendidas de Dios.