“Mi familia es la que me dice que tengo ojeras, bajé de peso y estoy demacrado”

Daniel Stivenson Ordóñez, auxiliar de enfermería, hoy trabaja y estudia al mismo tiempo. Aunque dice que atiende a sus pacientes con la mejor energía, las secuelas físicas de esas jornadas agotadoras ya son visibles en su cuerpo.